La marinera: Una pasión que se lleva en las venas

Las tradiciones en nuestro país son tan profusas y extensas como la pluriculturalidad de nuestro territorio patrio. Una perla de este amplio bagaje cultural es la marinera, uno de los bailes típicos de nuestra costa peruana. Desde tiempos lejanos la practican adultos, jóvenes y hoy hasta los niños. Uno de ellos es Sebastián Rivera Valdivia, quien a sus cortos 13 años se ha convertido en una estrella del repique a nivel nacional, quedando tercero en el Concurso Nacional de Marinera: Copa San Andrés. Él nos concedió una breve entrevista en la que deja entrever la pasión que esta danza tradicional implica. Como el mismo lo menciona, “la marinera es una pasión”.

………………………………………..
Escrito por Gian Alfageme Zegarra
………………………………………..

¿Cuánto tiempo llevas en el mundo de la marinera?
Un año y medio.

¿Cómo te animaste por incursionar en el mundo de la marinera?
Todo empezó como un hobby. Mi papá trabajaba en el Sindicado Local de Chilca y allí había un programa para clases de baile, danzas y marinera. Yo empecé a ir y me comenzó a gustar mucho. Veía videos en Youtube y fue creciendo la afición. Luego le pedí a mi papá que me lleve a Lima, porque quería aprender más.

Entonces, ¿eres de las personas que toma la iniciativa? ¿Usas a menudo el internet?
Sí, busco tutoriales para saber qué debo hacer paso a paso.

¿Y cómo así incursionaste en los torneos y campeonatos?
La primera vez yo estuve nervioso, pero luego me fui soltando con el tiempo hasta hoy… ya no soy tímido.

¿Todo esto te enseñó algunos valores como la disciplina?
Sí, perseverancia sobre todo. Antes no sabía nada, solo bailaba por bailar hasta que fui a Lima y aprendí bastante. Además, me enseñó mucho un profesor que vive aquí; se llama Raúl Salcedo Llanos. Gracias a él estoy donde estoy.

¿Cuánto tiempo llevas en los campeonatos?
Ya tengo casi cinco meses.

¿Tienes algún hobby además de la marinera?
Mi hobby es bailar. Cuando mi papá y mi mamá salen a trabajar yo me pongo a bailar hasta cansarme.

¿Llevas algunas clases o talleres que te gusten y complementen la marinera?
Sí, estoy aquí en la Academia de Marinera Norteña ‘Estampa en mi corazón’. Mi profesor es de Lima.

Y del 1 al 10, ¿cuánto le pones a tu profesor?
Le pongo 9 o 10.

¿Es alegre, dinámico?
Para mí es completo.

¿Has pensado ser profesor de marinera en el futuro?
Sí, eso es lo que quiero ser más adelante. Formar mi propia academia. El próximo año me voy a concursar a Trujillo, al Club Libertad, en el Coliseo Gran Chimú. Va estar bien bonito, es el concurso más grande de todos.

¿Y cómo te ves de aquí a 10 años?
Me veo como un profesor excelente, enseñándoles a todos los niños.

¿Cuál torneo es el más cercano?
El de Miraflores, se va realizar la otra semana. Es un concurso grande.

¿Qué expectativas tienes?
Pasar a la final, estar entre los finalistas por supuesto.

Sé que bailas con una joven llamada Kiara. ¿Cuánto tiempo llevas con ella como tu pareja de baile? La marinera es cosa de dos y hay que tener mucha química…
Sí, con mi pareja me entiendo bien. La conocí hace cinco meses en un concurso que hubo en el colegio Mariano Melgar, en Villa. Mi profesor me dijo allí que me iba a presentar a una niña para que me jale, o sea, para poder bailar mejor y soltarme. Con ella me solté y hasta ahora seguimos bailando. Mi papá la llamó para que venga aquí a Chilca o yo ir allá a Lima y mira, ella sigue viniendo.

¿Cómo te sentiste cuando ganaste el tercer lugar del campeonato, la Copa San Andrés con ella? Una emoción enorme supongo…
Sí, me sentí muy emocionado porque era la primera vez que había pasado una final.

Por lo que sé tus padres siempre te han apoyado con la marinera, ¿tienes alguna anécdota al respecto?
Una vez fui a un concurso con mi papá, en Lima. En ese tiempo yo no solía reírme, era muy tímido. Por esa razón él fue un poco desganado, hasta amargo, porque sabía que yo no era muy desenvuelto y para estas cosas se necesita eso. Sin embargo, yo comencé a ensayar con una niña allá y mi papá vio eso. Luego, cuando ya iba a entrar a la pista a concursar mi papá vino a grabarme y yo empecé a reírme, me solté. Era la primera vez que sonreía y me sentí bien. Cuando terminé de bailar vi a mi padre con sus ojos brillosos.

¿Cómo definirías la marinera? ¿Qué significa para ti?
Para mí la marinera es una pasión. Cada vez que escucho el repique me dan ganas de bailar. ¡Mis pies se mueven solos! (risas).

Me imagino. ¿Y cuánto tiempo le dedicas a la marinera?
Una hora y media al día.

¿Te consideras constante y disciplinado?
Sí, desde luego.

Para finalizar, ¿qué objetivo tienes para este año?
Ir a Trujillo. Iré con todas las ganas a romperla. Como quisiera pasar a la final allá, porque es la primera vez que participaría en ese concurso. Pero estoy seguro que de este año al siguiente sí la hago, de todas maneras.

Sumario.-
Entrevistado: Sebastián Rodolfo Rivera Valdivia.
Méritos: Quedó en tercer lugar en el Concurso Nacional de Marinera: Copa San Andrés.
Categoría: Infantil.
Lugar de nacimiento: Chilca.
Edad: 13 años
Otros: Lleva 2 años y medio practicando la marinera. Le gustan los deportes extremos y el teatro. Practica ciclismo y skateboard.

Sebastian